Noticias

Miércoles, 02 Septiembre 2015 19:52

Columna de Pablo Pastene: "Queremos ser Potencia Solar pero No Fomentamos su Uso"

| | |

El presidente honorario de Acesol señala que para tener éxito en el desarrollo solar es fundamental estimular la demanda.

Hoy existe en nuestro país un  gran número de oportunidades para que las diferentes empresas participen en todos los segmentos de las diversas cadenas de valor del mercado de energía solar térmica, fotovoltaica y CSP. En el contexto nacional, conforme el avance de Chile en la materialización de iniciativas solares y de cambio climático, las organizaciones se encuentran con que pueden generar retornos tanto económicos, ambientales y sociales en este mercado.

Podemos ver diferentes modelos de negocios innovadores para que las empresas se interesen en entrar a un nuevo mercado. Desde fuera se ve promisorio y atractivo. Pero otra cosa es con guitarra. Porque si bien el camino se puede recorrer, falta un componente clave para que sea exitoso y éste es la demanda. Sin ella el trayecto se recorre tan lentamente que no es difícil fracasar en el intento.
Para estimular esta demanda es fundamental que los usuarios tengan la oportunidad de conocer y percibir directamente (o al menos de cerca) los beneficios del uso de la energía solar. Para lograr este objetivo, otros países la han estimulado, lo que ha permitido que el mercado perciba los beneficios de esta nueva tecnología, transmitiéndolo e otros a futuros y potenciales usuarios.

En Chile hemos estudiado de pies a cabeza los casos  de Alemania, España, California. Hemos tomado elementos, pero copiamos o adaptamos incompletamente algunos aspectos de dichos programas, lo cual no nos ha permitido lograr el éxito necesario para desarrollar un mercado que todavía está inmaduro. Hubo un incentivo a la incorporación de sistemas solares térmicos, pero que en la práctica duró un poco más de 2 años. Incorporamos una ley de generación distribuida que no incentiva las instalaciones solares fotovoltaicas. Es decir, no hemos cumplido nuestros objetivos en este mercado. Queremos ser una potencia solar y no fomentamos el uso de la energía solar, sólo seguimos incentivando el desarrollo tecnológico y la innovación desde la oferta. Pero ¿cómo pivotear una innovación si no existe un usuario/cliente cerca para concocer y entender sus dolores? Otros países han entendido esto. Son cada vez más. Están los casos de México, Brasil, Uruguay, Australia, Japón, etc.
Nos estamos quedando atrás solos en este subdesarrollo teniendo la mejor energía solar del mundo, aunque suene contradictorio.

Aparte de los programas de incentivos que apuntan a la masificación, como los antes mencionados, existen programas que apuntan a la parte cualitativa que son otra forma de llegar a los usuarios finales. En Tailandia un equipo de jóvenes quiere recorrer 20 mil kilómetros en tuk-tuk solar para concientizar sobre el cambio climático. En Chile tenemos una gran iniciativa que apunta en esa dirección, la Carrera Solar Atacama, en que un grupo de emprendedores ha dedicado varios años de esfuerzo para posicionar el uso de la energía solar en el transporte. Son un ejemplo para Chile, ojalá hubiera muchos ejemplos de este tipo en Chile.

Leído 1995 veces

Dejar un comentario