Noticias

Lunes, 22 Diciembre 2014 00:09

La Energía Solar está transformando la agricultura

Los sistemas de irrigación solar están transformando la agricultura chilena, mejorando la producción, diversificando los cultivos y bajando los costos.
 
El Ministerio de Energía y la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura están impulsando el Programa Nacional de Bombeo Fotovoltaico. Más de US 2,2 millones se estan ejecutando para la instalación de más de 1.000 paneles solares para beneficiar a  pequeños agricultores. El proyecto llegaría a generar 255.500 watts de energía para la agricultura a lo largo del país. Estos programas son estratégicos, ya que el país tiene pocos recursos naturales para la producción de energía eléctrica, y la incorporación de las energías renovables facilita el riego estable y sostenido a los agricultores.
 
La Fundación Chile es ejemplo de aprovechamiento solar, principalmente en la zona del Valle de Lluta y también proyectos piloto en el campamento minero de el Salvador en Atacama. La tecnología de desalinización a base de energía solar genera agua de calidad requerida para los procesos agrícolas con un bajo consumo energético. Mayor cantidad de agua y energía significa mayor cantidad y variedad de cultivos para los agricultores.
 
Estas técnicas se están introduciendo en las escuelas agrícolas, como se está dando en Duao, donde se desarrolló un proyecto con fines educativos. Esta casa de estudios en Maule instaló tecnología solar que riega diez hectáreas de cebollas, permitiéndoles a los estudiantes conocer de primera mano los beneficios y las diferentes aplicaciones de la energía limpia en su campo.
 
En la Industria del Vino
Aportar a la Sustentabilidad en la Industria del Vino es el objetivo del proyecto FIA (Fundación para la Innovación Agraria) denominado “Poligeneración Solar en la Industria del Vino: Aplicaciones en Calor de Procesos y Refrigeración para la Reducción de Huella de Carbono”, desarrollado en conjunto entre Dictuc y las Universidades de Talca y Diego Portales, además de la participación de Fraunhofer Chile como consultor.AlcancesLa iniciativa considera el diseño de un sistema de poligeneración escalable (producción simultánea de calor y frío solar), que permita a las empresas vitivinícolas aumentar su independencia energética, y disminuir la huella de carbono, asociada a sus procesos de producción de vino, para luego transferir la tecnología a la industria mediante servicios de consultoría y suministro de energía en modalidad ESCO, como se denomina a las Empresas de Servicios Energéticos (Energy Services Companies), que se orientan a mejorar la forma en que se utiliza la energía.Este sistema en escala industrial puede reemplazar hasta un 99% del consumo eléctrico para refrigeración y entre 40-60% del consumo de calor, permitiendo reducir la huella de carbono.La viña Miguel Torres fue la primera donde se implementó el proyecto, disponiendo de esta forma de un sistema poligeneración solar para el control de temperaturas durante el proceso de vinificación, específicamente en el proceso de elaboración del vino, el que activa un sistema de refrigeración por absorción a través de paneles que captan energía solar, enfriando agua hasta entre 5 y 7 grados Celsius.
Rodrigo Escobar, director de proyecto, explica que esta iniciativa surge debido a que en el proceso de vinificación, la refrigeración representa el principal consumo eléctrico, lo que en Chile además está asociado a elevadas emisiones de CO2 por las características de la matriz de generación eléctrica (aproximadamente 50% termoeléctrica con gran participación del carbón).Debido a que la demanda de refrigeración es mayor en los meses de verano, con la implementación de este proyecto se configura una oportunidad para introducir sistemas asistidos por energía solar.De esta forma se constituye una estructura con un equipo de absorción que produce refrigeración a partir de una fuente térmica híbrida, conformada por un campo solar con almacenamiento térmico y una caldera de biomasa, para asegurar el funcionamiento del sistema en periodos de baja radiación solar, además de un secador solar para aprovechar la biomasa de los desechos de producción del vino.
 
industria del vino 
Fuentes: Energía Limpia para todos y Revista Ei
Leído 1666 veces

Dejar un comentario