Noticias

Jueves, 07 Febrero 2013 23:09

Pequeña minería también apuesta por energía solar

Paneles de placa plana operan en Minera Constanza. La primera etapa de esta instalación considera una superficie de 404 m2 de área colectora, con una capacidad de producción de energía de 540 MWh/año.

En el ámbito de aplicación de energías renovables no convencionales (ERNC) al interior de los procesos mineros, no sólo las grandes compañías toman la iniciativa e invierten en tecnologías que hacen sustentable el negocio.

Paneles de placa plana operan en Minera Constanza. La primera etapa de esta instalación considera una superficie de 404 m2 de área colectora, con una capacidad de producción de energía de 540 MWh/año.

En el ámbito de aplicación de energías renovables no convencionales (ERNC) al interior de los procesos mineros, no sólo las grandes compañías toman la iniciativa e invierten en tecnologías que hacen sustentable el negocio.

Minera Constanza, una pequeña minera ubicada en las proximidades de Antofagasta, está aprovechando la alta radiación que posee la región, por medio de una planta solar de placa plana que utiliza energía solar térmica para temperar el electrolito en su proceso de electroobtención de cobre.

Localizada a prácticamente una hora de la capital regional, en dirección noreste, se encuentra Minera Constanza, cuya capacidad de extracción llega a las 50 ton/mes de cátodos de alta pureza, producto final que es cosechado al interior de la misma, gracias a la nave de electro-obtención que posee.

Con una ley de 0,7% de Cu, la minera se ha dedicado a procesar las soluciones enriquecidas de PLC compradas a Ray Rock, antes de su cierre definitivo. 
De este modo, la planta piloto de Constanza busca consolidar su pasado minero (desde la década de 1980), de acuerdo con la tecnología actual.

Planta solar

Desarrollada por la empresa chilena Enermine, la planta termosolar “Pukará de Hatur” es la primera solución de placa plana empleada para temperado de electrolito que se instala en nuestro país. La planta, que en su primera etapa ocupa un área colectora de 404 m2, tiene una capacidad de producción de energía de 540 MWh/año y una vida útil de 25 años.

Cuenta con un estanque de acumulación de 25 m3, un desarrollo especial para el manejo de las pérdidas térmicas en las líneas que van y vienen del campo colector. Posee, además, un sistema de monitoreo y control de más de 40 variables para maximizar la eficiencia de la planta y anticiparse a eventuales problemas.

Según destaca el gerente de Operaciones de Enermine, José Tapia, “la ventaja de los paneles de placa plana radica en su mínimo mantenimiento, ya que el polvo no les afecta en gran medida. A su vez, no tiene piezas móviles, es una tecnología muy conocida y los costos de montaje son muy inferiores respecto de otras tecnologías utilizadas para el calentamiento de soluciones”.

Tapia precisa que “esta es una planta solar térmica de colectores solares de gran formato, que calientan un fluido en acumulación de 17 m3. La inversión requerida para su instalación fue de $200 millones, financiados por un socio inversionista dedicado a las energías renovables”.

La planta es capaz de entregar cerca del 90% de la energía necesaria anual para mantener a 47ºC el electrolito, condición fundamental para el proceso de refinado del cobre.

A través del campo colector de 400 m2 circula fluido caloportador (en este caso agua), a través de cañerías de cobre y acero al carbono de 2’’ de diámetro, por medio de la acción de bombas de recirculación y un sistema de control que activa y desactiva válvulas para el manejo eficiente de la planta. El calor se acumula en un estanque fabricado en acero al carbono y aislado térmicamente con lana mineral y poliuretano inyectado, de 2,86 m de diámetro y 4 m de alto, calculado para resistir sismos y posado sobre un radier especial. La transferencia de calor desde este circuito al del electrolito a temperar se hace a través de un intercambiador de calor de placas, de acero inoxidable 316, especialmente diseñado para estos fines, y calculado para hacer trabajar la planta solar en las condiciones más eficientes.

Los colectores solares que componen el área colectora son de origen alemán, ensamblados en España. Son del tipo placa plana de gran formato (2 m x 10 m aprox.), con soldadura láser, vidrio solar de seguridad de 4 mm y carcasa de aluminio. Las placas están orientadas al norte, con un ángulo de inclinación de 30° respecto del plano horizontal, ancladas mediante estructura de aluminio calculada contra acción del viento de la zona y sujetas a zapatas de concreto.

“Su instalación se hizo de tal forma que permite ampliar la superficie del campo colector, en el caso que la minera aumente su necesidad de producción”, explica Tapia. La puesta en marcha se produjo la primera semana de diciembre y la idea es tener energía las 24 horas del día, los siete días de la semana, recalca el ejecutivo.

Inversión sujeta a contrato

El modelo de comercialización de las plantas solares de Enermine –compañía responsable de la instalación y funcionamiento de la planta de Minera Constanza–se basa en la venta de energía. Es decir, es “la empresa la que realiza toda la inversión y vende sólo resultados, en este caso: energía. Se paga un precio a acordar con el cliente por cada kWh entregado por la planta solar. Para ello, se firma un contrato con el cliente a varios años plazo y Enermine se hace cargo de la operación y mantención de la planta”, explica Tapia.

Este modelo permite, además, el acceso a la utilización de ERNC por parte de la pequeña minería, en sus procesos, lo que consecuentemente le agrega valor agregado y un factor diferenciador.

Minera-Constanza

Leído 2399 veces

Dejar un comentario