Noticias

Martes, 19 Enero 2016 17:53

El Netbilling No Ha Prendido en Chile

| | |

Al finalizar el 2015, no es optimista el balance que hace Acesol sobre el auge que ha tenido nuestro país en generación distribuida producto del inicio de la Ley 20.571, que empezó a regir en octubre de 2014. Tras más de un año desde su implementación, con 1,5 MW conectados al sistema, el mismo Ministro de Energía reconoció públicamente en el Seminario “Los Desafíos Energéticos de Chile” organizado por la Universidad del Desarrollo que el netbilling “no ha prendido tan rápido” como se hubiese esperado. Esto, a pesar de la “ayuda” que le ha brindado el Gobierno con el Programa de Techos Solares Públicos, en el cual ya se licitaron 1427 kw.


Este análisis crítico se hace aún más severo si se revisa la realidad de cómo se está dando el desarrollo del netmetering en otros países, como México, Brasil y USA.

El crecimiento Mexicano
El 2015 las instalaciones crecieron en casi un 80%, en el segmento menor a 500 kw, en el cual se da un netmering puro. El año pasado, según la ANES (Asociación Nacional de Energía Solar mexicana), se instalaron unos 20 MW de generación distribuida, lo que implica unos 10 mil sistemas residenciales, que se suman a los 10 mil ya existentes. Carlos Flores, vocero de la ANES ha señalado que este crecimiento sólo se ha logrado “sin otros estímulos que la medición neta, introducida en 2007 como mecanismo de crecimiento de las energías renovables, y por el propio interés de los usuarios que pagan las tarifas eléctricas más altas”. Desde el 7 de Junio de 2007 México promovió un modelo de contrato de conexión de sistemas solares fotovoltaicos de pequeña escala interconectado con la red eléctrica general. A partir de ese momento, cualquier pequeño productor doméstico de electricidad fotovoltaica podía conectarse con la red de la CFE e intercambiar electricidad con ella.
En 2010, este modelo de contrato, bajo el esquema de net metering se amplió, dando entrada por un lado a nuevas fuentes de energía renovable y a la cogeneración, y por otro también a los medianos productores. Es decir que a partir de ese momento no sólo los productores fotovoltaicos, sino que también los minieólicos, biomasa y otros podían conectarse con la red eléctrica de CFE. Además no sólo podía hacerlo el pequeño consumidor doméstico o de negocio sino que también el mediano de las industrias. Esta es la ley vigente al día de hoy para el net metering en México sustituyendo al anterior del 7 de junio de 2007.  
Posteriormente, ya en 2012, debido a múltiples peticiones por parte de los usuarios, se aprobó un modelo de contrato de interconexión, complementario del anterior, para fuente colectiva de energía renovable o cogeneración. Este modelo de contrato es especifico para las instalaciones de energías renovables o  a pequeña escala en los edificios multifamiliares o en zonas de comercio u oficinas.

El Auge de Brasil
Ha sido explosivo. Sólo durante 2015 fue de 1000% en el segmento de minigeneración, instalaciones hasta 5 MW. Pese a todos los problemas políticos y económicos que vive Brasil actualmente, el netmetering ha aportado su grano de arena para que al menos en el sector de la energía haya cuentas alegres.
En Brasil hoy existen 1.074 conexiones fotovoltaicas, que se han logrado desde diciembre de 2012, fecha en la que empezó a regir el netmetering brasileño. Establece que hogares o negocios microgeradores - con una capacidad de hasta 100 kilovatios (kW) - o minigeradoras - hasta 1 megavatio (MW) - tendrán derecho a una compensación proporcional de la cantidad de energía transferida. Pero un gran avance en el desarrollo de la solar distribuida se está dando con una resolución, acordada por los ministros de Finanzas de los 27 estados de Brasil a finales del mes de abril de 2015, fue una exención de impuestos sobre las ventas de un 20%. Esto ha llevado a que las inversiones en instalaciones fotovoltaicas más pequeñas bajo el modelo de netmetering tengan un más acelerado retorno.

USA
El mercado solar de Estados Unidos acaba de completar el mejor trimestre de su historia, al haber instalado un total de tres gigavatios de capacidad solar fotovoltaica entre octubre y finales de 2015. En total, se habrán instalado unos 7,4 gigavatios de capacidad fotovoltaica a lo largo de 2015, superando así el record total del año pasado de 6,3 gigavatios, según un nuevo informe publicado el 9 de diciembre por la Asociación de Industrias de Energía Solar y producido por GTM Research.
La agencia de investigación Apricum de Berlín (Alemania), calcula que se habrán instalado 54 gigavatios en todo el mundo durante 2015, y que esta cifra llegará a los 92 gigavatios de instalaciones nuevas para 2020. El primer mercado para la fotovoltaica solar será China, con 180 gigavatios de capacidad total instalados para finales de 2020, seguido por Estados Unidos (83 gigavatios) y Japón (57 gigavatios).
este esperado incremento en 2016 es el que el vencimiento de las desgravaciones fiscales a finales de este mismo año fue retrasado cuando el congreso de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley de gastos generales que incluye una ampliación de cinco años para las desgravaciones fiscales para la inversión en proyectos de energía solar o eólica.
Establecidas por la Ley de Política Energética de 2005, las desgravaciones proporcionan un crédito fiscal del 30% del valor de los proyectos solares. Las instalaciones solares anuales han crecido al ritmo compuesto del 76% desde que la ley fue implementada en 2006. Bajo el nuevo programa, el crédito fiscal solar del 30% se mantendrá hasta 2019, para después disminuir gradualmente hasta el 10% en 2022. Después de 2022, el crédito fiscal se eliminará para instalaciones solares residenciales, y se mantendrá en el 10% para las instalaciones comerciales.

¿Qué esperamos para Chile?
Como Acesol hemos pedido al Gobierno que estudie los beneficios que significarían para el país cambiar la ley 20.571, haciéndola más incentivadora y cercana a un netmetering. Se trata del primero y más importante cambio, sin el cual creemos que el desarrollo será imposible de alcanzar.
Como medidas secundarias:
-    Hemos estado trabajando por mejorar el Reglamento y la Norma Técnica de la Ley 20.571. Proponemos a las autoridades simplificar el proceso de inscripción del sistema fotovoltaico: unificar algunos formularios (1 y 3; 2 y 4), ya que cada nuevo formulario encarece el proceso y desincentiva; realizar los trámites en línea, tanto el ingreso de formularios, como las respuestas vía correo electrónico y consultar la capacidad máxima permitida en línea, ingresando dirección del lugar.
-    Crear sistemas de financiamiento: Los Sistemas FV reducen los costos operacionales de la vivienda, el edificio y el comercio, pero la inversión inicial es una barrera importante para su implementación. Para potenciar la instalación de sistemas FV se deben desarrollar sistemas de financiamiento, que pueden ser: por ejemplo: créditos blandos, créditos verdes, inclusión del SFV en el crédito hipotecario, posibilidad de deducir la inversión tributariamente. Para las viviendas sociales se hace necesaria la obligatoriedad de instalar sistemas solares desde el inicio, ya que de otra forma este segmento no se va a desarrollar.
-    Crear confianza: Para superar las barreras de la asimetría de la Información y la Inercia. La primera se refiere a la escasa información que se maneja en el mercado, en que algunos agentes tienen más información que otros.  La Inercia significa que la energía Solar está puesta en último lugar de los proyectos de cambio dentro del hogar. Para enfrentar esta barrera es necesario crear centros y sitios web con información calificada y objetiva sobre la generación distribuida y la ley 20.571, junto a campañas relacionadas con el tema, monitoreo con acceso público de sistemas solares y publicación de casos de éxito, que acerquen la energía solar a sus potenciales usuarios. En esta tarea cabe un rol clave a las autoridades.
-    Capacitación de los instaladores: La instalación de energía solar fotovoltaica tiene que ser realizada por instaladores con licencia SEC tipo A ó B. Esto limita el desarrollo, pues impide que otros especialistas hagan la misma tarea, aunque sean especialistas de ello. Además, poseer licencia A ó B no implica que el instalador tenga el conocimiento específico necesario sobre montaje y puesta en marcha de sistemas fotovoltaicos. Se hace entonces necesario crear cursos de capacitación para instaladores solares tipo A, B y con otras licencias. También proponemos crear un sello de “instalador solar calificado”, tanto para energía FV como térmica.

Leído 346 veces

Dejar un comentario

Buscador de noticias

Noticias Destacadas