Noticias

Viernes, 15 Enero 2016 23:43

La Energía Solar en la Política Energética de Largo Plazo

| | Fuente: Chilenergias|

El 30 de diciembre pasado la Presidenta de la República recibió de manos del Ministro de Energía la Politica Energética de Largo Plazo, tras un proceso en que la ciudadanía tuvo una participación importante. Los contenidos relativos a desarrollo solar son los siguientes:

1. En el primer Pilar sobre Seguridad y Calidad del Suministro, se menciona la importancia del desarrollo de la generación distribuida. Se sostiene que "la producción descentralizada ha ido cobrando cada vez mayor relevancia así como la gestión activa de la demanda en los sistemas energéticos. Según este nuevo paradigma, los consumidores finales de energía están tomando un rol más activo en el funcionamiento del sistema. En consecuencia, los mecanismos de gestión de demanda en conjunto con las aplicaciones de redes inteligentes, entre otros, permitirán que esta nueva realidad del sector energético sea aprovechada adecuadamente, contribuyendo decididamente al logro de los objetivos de la Política Energética en materias de seguridad, eficiencia y flexibilidad. Así, aspiraremos a un sistema energético completamente bidireccional, en donde se puede producir y gestionar la energía desde “arriba hacia abajo” y desde “abajo hacia arriba”, alcanzando niveles de generación distribuida y gestión de demanda similar a la de otros países de la OCDE.

El país por tanto pasa a tener "un sistema eléctrico inteligente, que empoderara a los ciudadanos y las organizaciones, pasando de un consumidor pasivo a un “productor/gestor/consumidor” que maneja y usa de manera inteligente la energía, haciendo un sistema más seguro frente a las contingencias".

Meta al 2050: El sector público, comercial y residencial aprovecha su potencial de generación distribuída y gestión de la demanda eléctrica.

Metas al 2035: El sistema energético es completamente bidireccional con sistemas de tecnologías de la información que permiten producir y gestionar la energía a todo nivel, en forma similar a otros países OCDE.

Para ello será necesario: Promover un Sistema Inteligente de Producción y Gestión descentralizada de la energía para los sectores residencial, público y comercial, no sólo para usuarios particulares, sino también para cooperativas, municipalidades y organizaciones interesadas.

Acciones:

Desde 2016: Revisar de forma periódica el diseño de la red de transmisión para dar respuesta a la nueva configuración del sistema eléctrico y la demanda.
Estudios de caracterización de demanda de cada tipo de cliente, por zonas geográfica, a nivel intra-horario.
Desde 2017: Evaluar potenciales, costos y beneficios de cambios regulatorios para promover un sistema inteligente de producción y gestión
descentralizada de energía.
Capacitación técnica y de usuarios finales respecto a tecnologías inteligentes (de comunicación y gestión).
Desde 2018: Estudios de análisis de costo-beneficios de programas de respuesta de la demanda (RD).
Evaluación de introducción de tecnología de telecomunicación en dispositivos consumidores de energía.
Evaluación, diseño e implementación de mecanismos e incentivos para la adopción de tecnología inteligente que contribuya a la flexibilidad del sistema.

Para ello será necesario: Asegurar el acceso continuo al suministro energético a las familias vulnerables, considerando estámdares y criterios de seguridad y eficiencia coumnes a toda la población.

Acciones:
Desde 2016: Promover instrumentos e incentivos, para garantizar un suministro energético continuo y de calidad.
Fortalecer los mecanismos de fiscalización sobre las empresas generadoras, transmisoras y distribuidoras para minimizar el riesgo de corte por incumplimiento.
Desde 2017: Brindar información clara, oportuna y sencilla sobre fuentes de financiamiento para la implementación de soluciones energéticas que promuevan un acceso continuo y de calidad.
Desde 2018: • Contar con el marco normativo y regulatorio que asegure la sustentabilidad del servicio energético en el tiempo, para garantizar el acceso a la energía en zonas aisladas.
• Generar programas para el desarrollo de soluciones energéticas para la población objetivo que permitan asegurar el acceso continuo y de calidad.
Estudiar necesidades de energización en el marco de la política de desarrollo para grupos vulnerables.

2. En el segundo pilar, Acceso Equitativo a Servicios Energéticos y Calidad de Vida, se menciona el agua caliente sanitaria como uno de los elementos importantes a considerar.

Meta al 2050: Asegurar acceso universal y equitativo a servicios energéticos modernos, confiables y asequibles a toda la población.

Meta al 2035: Asegurar acceso universal y equitativo a servicios energéticos modernos, confiables y asequibles a familias vulnerables.

Para alcanzar las metas propuestas, es necesario llevar adelante lineamientos intermedios, los que requerirán un trabajo intersectorial dando cuenta de las múltiples dimensiones que tienen, tanto la pobreza energética, como el acceso equitativo.
Para alcanzar un acceso equitativo será necesario:

• Definir el concepto y medición de la pobreza energética, con el objeto de establecer políticas específicas para su reducción.
• Reducir la relación entre el ingreso y el gasto energético de las familias vulnerables, sin descuidar los estándares necesarios de confort
térmico y lumínico.
• Alcanzar estándares de confort térmico y lumínico en las viviendas de familias vulnerables de Chile.


Acciones:
Desde 2016: Definir las necesidades energéticas básicas, revisión periódica de estos conceptos.
• Definir un estándar de consumo energético y calidad que permita satisfacer las necesidades energéticas básicas
considerando las distintas realidades locales y zonas
climáticas.
Desde 2017: Generar información sobre el acceso a servicios energéticos para satisfacer las necesidades básicas.
Desarrollar el concepto de pobreza energética, que considere el acceso a la energía para cubrir necesidades básicas. Revisión periódica
de este concepto.
Desde 2018: Generar línea base asociada a estándares de consumo y calidad de los servicios energéticos y acceso a servicios energéticos para satisfacer las necesidades básicas.
Identificar la población objetivo como aquella que queda bajo la línea de pobreza energética y a las familias vulnerables.
Desde 2019: Generar programas para el desarrollo de soluciones energéticas para la población objetivo, y someterlos a revisión cada 5 años.
• Brindar información clara, oportuna y sencilla sobre fuentes de financiamiento que permita lograr un acceso equitativo a la energía, para la
población objetivo.
• Analizar instrumentos e incentivos, y cambios regulatorios, que permitan aumentar el acceso equitativo a la energía.
• Implementar mecanismos de financiamiento de inversión en infraestructura que permita un acceso equitativo a la energía por parte de la
población objetivo.

Será necesario: Reducir la relación entre el ingreso y el gasto energético de las familias vulnerables, sin descuidar los estándares necesarios de confort térmico y lumínico.
Acciones:
Desde 2016: Contar con estadísticas e indicadores periódicos y públicos sobre necesidades energéticas básicas y gasto promedio en
energía, según nivel de ingresos de las familias vulnerables.
Desde 2017: Definir el nivel adecuado de gasto, como porcentaje del ingreso, para cubrir necesidades energéticas básicas de acuerdo con las realidades geográficas, socioeconómicas y culturales del país, de manera de focalizar los instrumentos para reducir esta proporción.
Desde 2018: Contar con normativas de edificación en viviendas de familias vulnerables que permitan reducir el consumo energético.
Desde 2019: Identificar instrumentos para reducir proporción del gasto familiar destinado a cubrir necesidades energéticas básicas.

3. En el tercer pilar, Energía Compatible con el Medioambiente, se sostiene que "Chile ha tenido una vocación histórica de generación
eléctrica renovable y que es un objetivo de la Política Energética retomar esta vocación, implementando las medidas necesarias para que las energías renovables constituyan el 60% en el año 2035, y al menos un 70% de la generación eléctrica para el año 2050. Somos un país privilegiado en radiación solar, especialmente en el norte de Chile. Eso nos da la oportunidad y el privilegio de desarrollar un liderazgo de nivel mundial en generación solar".

Como lineamientos fundamentales para alcanzar la meta de una matriz más renovable será necesario: Promover una alta penetración de Energías Renovables en la matriz eléctrica.

Acciones:

Para el 2016: Reducir barreras para mejorar la competitividad de las fuentes priorizadas, sin contemplar subsidios con efectos que distorsionen el mercado eléctrico.
Para el 2017: • Estudiar y aplicar mecanismos para remunerar eficientemente los servicios complementarios tendientes a flexibilizar la operación del sistema eléctrico.
• Estudiar mecanismos que incrementen la flexibilidad del sistema eléctrico a estándares internacionales.

Será necesario: Fomentar la participación de combustibles de bajas emisiones de GEI y contaminantes atmosféricos en la matriz energética.

Acciones:

Para 2020: • Impulsar el uso de fuentes energéticas limpias, incluida la electrificación, considerando aspectos socioeconómicos, financieros y ambientales.
• Identificar sectores productivos en los cuales es factible implementar cambios tecnológicos que tiendan hacia el uso de combustibles y energéticos de bajas emisiones.
• Fomentar la investigación e inversión orientada al desarrollo de las fuentes de energía limpia para facilitar su competitividad.

 

Leído 968 veces

Dejar un comentario

Buscador de noticias

Noticias Destacadas